Bon Yurt, el producto que innovó en la industria de alimentos, cumple 30 años

La famosa combinación entre lo nutritivo de los lácteos con los cereales fortificados, Bon Yurt, celebra 30 años de invención, luego de que en 1987 se desarrollara este producto en la planta Alpina en Sopó.

Bon Yurt es una producto hecho en Colombia, que nació luego de una serie de reflexiones entre un proveedor de empaques y los operarios de la planta Alpina en Sopó. Este desarrollo representó un concepto único en el país y constituyó una importante innovación, pues significó la creación de un segmento que no existía, y le permitió a la compañía ser pionera en el diseño de estos empaques.

“En ese entonces, nos estábamos posicionando como la marca líder de yogures en el país, y es ahí cuando vimos la oportunidad de agregarle algo al yogurt para lanzar un producto más completo que marcaría un hito en el mercado.” asegura Camilo Jaramillo, Director de mercadeo.

Para ese momento, fue necesario desarrollar el empaque 'dúo pack' con un domo arriba y vaso abajo, lo que generó grandes retos a la producción pues, “con el tiempo, y ante la buena recepción que tuvo el producto en el mercado, tocó buscar una solución automatizada, para poder cumplir con los volúmenes demandados”, explica Camilo Jaramillo.

Este producto multi target ha crecido con las diferentes generaciones; niños, jóvenes y adultos, haciendo que hoy sea catalogado como un ícono que ha venido acompañando la historia de vida de los colombianos, al estar presente en los diferentes momentos de consumo; desayuno, loncheras, onces o cena.

Hoy, Bon yurt se sigue posicionando en los hogares colombianos, siendo un producto que vende 208 unidades por minuto, como una marca cercana, dinámica y creativa que tiene en cuenta los gustos de los consumidores, al presentar diferentes propuestas que satisfagan sus necesidades; Bon Yurt Zucaritas, Bon Yurt Chocokrispis, Bon Yurt Musli, Bon Yurt Chocogozo y para los niños, Mini Bon Yurt, un producto más pequeño en sus dos presentaciones Chococandy y Froot Loops.

Adicionalmente, Bon Yurt Black ha sido una innovación de impacto ambiental, al diseñar una nueva estructura de vaso con dos capas que contiene residuos; la primera capa hecha de material virgen que va en contacto con el producto, y la segunda compuesta de material reciclado.

Alpina espera seguir alimentando la vida de sus consumidores con este producto que se convirtió en una innovación en la industria de alimentos confirmando por años que su calidad y sabor siguen enamorando a los consumidores.

Deja un comentario

Comments

  • No comments found